4 verdades sobre el Masaje Tradicional Tailandés

Breve historia

Transmitido a lo largo de 2500 años por monjes budistas como parte de la tradición oral, el NUAT BORAN o Masaje Tradicional Tailandés, tiene unos orígenes algo misteriosos.

Esto se debe en buena parte a la dificultad de sistematizar el rico legado de las culturas orales.  Lo único que se puede encontrar está conservado el templo de Wat Po en Bangkok donde, durante el reino de Rama III(1824-1851), se instituye la primera Universidad de Tailandia, y donde, desde entonces, se recoge y se sistematiza todo lo relativo a la cultura y arte del Nuat Boran: estatuas ascéticas, inscripciones en piedra y dibujos de este masaje. Se trata de una recopilación rica pero fragmentada y que no permite una reconstrucción histórica precisa.

Lo que sin embargo parece claro, observando la práctica de este masaje, es que el Nuat Boran combina puntos de digitopresión presentes en la Medicina Tradicional China y la medicina Ayurvedica y unos estiramientos asistidos muy parecidos a las Asanas del Yoga de derivación Indú.

El enfoque Holístico

Como parte de las técnicas de sanación de la medicina oriental, el Masaje Tradicional Tailandés se define por su enfoque holístico al considerar el ser humano en su totalidad, por tanto, al tratar una persona se actúa sobre el conjunto formado por cuerpo, mente y espíritu.

Según esta tradición, el cuerpo se relaciona a los cuatros elementos naturales de la siguiente forma:

El elemento Tierra lo representan los huesos, músculos, vasos sanguíneos, nervios, tendones y ligamentos

El elemento Agua se refleja en fluidos corporales, sangre, linfa y secreciones

El elemento Fuego se relaciona con los procesos metabólicos, la digestión y la temperatura corporal.

El elemento Aire lo encontramos en las funciones psicosomáticas del cuerpo; la respiración, la actividad de la mente y la vitalidad del cuerpo.

Como se aplica

Basándose en una combinación de la tradición y filosofía orientales, así como en la práctica transmitida por escuelas, el Masaje tailandés consiste esencialmente en una digitopresión sobre 10 de las 72.000 líneas energéticas llamadas por los tailandeses líneas SEN. Esta digitopresión favorece la circulación del LOM (la energía vital) hacia los CHAKRAS que a su vez la distribuyen al resto del cuerpo. Por otra parte se realizan estiramientos de tendones y presiones sobre los músculos que favorecen la flexibilización del cuerpo y el desbloqueo de determinadas articulaciones que tienden a atrofiarse en la vida diaria.

El objetivo principal del Masaje Tradicional Tailandés es, por lo tanto, favorecer la circulación de la energía en el cuerpo presionando las líneas SEN y liberando de esta forma eventuales puntos de bloqueo energético. Al mismo tiempo el Masaje Tradicional Tailandés, que desde la antigüedad se utiliza como terapia de sanación y prevención, beneficia los órganos correspondientes a los puntos tratados. Esta combinación de presiones y estiramientos, desarrollados en un protocolo que se aplica desde las extremidades hasta el tronco y la cabeza, estimula el drenaje linfático y la circulación sanguínea.

Finalmente el acompañamiento y el trabajo sobre la respiración que el masaje aporta propicia una relajación profunda y sanadora.

Beneficios El Masaje Tradicional Tailandés

El Nuat Boran es por lo tanto una terapia holística que tiene múltiple beneficios. Entre ellos:

• A nivel muscular y articular, el MTT aumenta la flexibilidad y mejora la movilidad, fortalece las articulaciones y mejora la postura.

• Mejora la circulación sanguínea y linfática teniendo efectos drenantes.

• Incrementa la actividad metabólica y eleva el estado anímico.

• Ayuda a relajarse, disminuye el estrés y los estados de ansiedad. Es muy recomendado para combatir problemas de insomnio.

• Favorece la consciencia del propio ser y la conexión con las emociones, aportando serenidad y paz interior.