Yoga durante el embarazo

El yoga  es una práctica completa que combina el control del cuerpo y la mente y los beneficios del mismo durante el embarazo son multiples por lo que está altamente recomendado practicarlo.

 

El yoga no solo nos sirve para mantenernos en forma durante el embarazo, sino que también ayuda a nuestra mente a calmar miedos e inseguridades, y hacer de nuestro embarazo una etapa maravillosa. Las diferentes posturas, llamadas asanas, nos permiten hacer ejercicio al mismo tiempo que controlamos nuestra respiración y equilibrio.

 

Practicar yoga durante el embarazo no solo significa bienestar en esos nueve meses, sino durante el parto y a posteriori, ya que la flexibilidad alcanzada nos permitirá transcurrir el trabajo de parto en mejores condiciones.

Además, el yoga, mejora la circulación durante el embarazo y disminuye la posibilidad de retención de líquidos. El estiramiento de los músculos alivia los dolores y se mejora la postura, sufriendo también menos de los dolores de espalda, especialmente los relacionados con el nervio ciático.

 

En el plano espiritual, los ejercicios de respiración nos ayudan a calmarnos y a maximizar nuestros flujos de oxígeno cuando lo necesitamos. Además, nos ayudará a calmar los dolores durante el parto. La práctica del yoga nos ayuda a reducir la ansiedad, también a conectar con el experiencia de estar embarazada y vincularse con el bebé. También ayuda a descansar mejor.

 

El yoga después del parto se puede iniciar seis semanas después del nacimiento del bebé, fortalece los músculos abdominales y el suelo pélvico. De esta forma, puedes volver a recuperar tu figura rápidamente después del embarazo.

 

 Efectos positivos del yoga en el embarazo

 

• Oxigenación. El yoga ayuda a liberar las tensiones musculares y mejora la respiración, favoreciendo el incremento de la oxigenación de la sangre y del niño.

• Elasticidad. Durante el embarazo la franja muscular del periné, que sostiene el útero, debe ser más elástica para permitir el paso del feto por el canal del parto. Muchas posiciones del yoga actúan sobre esta zona y atenúan las contracciones.

• Posición. A medida que el embarazo avanza, la pelvis se desplaza hacia delante y la curva lumbar se acentúa. El yoga ayuda a estirar la espalda y a distribuir bien el peso.

 Los estiramientos también resultan beneficiosos para la preparación al parto, ya que tonifican los músculos. En el yoga se realizan muchos estiramientos.

• Relajación y buena digestión

• Tono. La ansiedad que acompaña el embarazo puede mejorar con la repetición de un sonido, una sílaba, una palabra o una frase que ayuden a liberar la mente (los conocidos como mantras)

A partir de Septiembre en Sanuk todos los martes y los jueves nuevas clases de Yoga Premaman con Beatriz Bashevis de Kaula Yoga